Guía para capacitar a tus equipos y no morir en el intento.  

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Saber si estás eligiendo adecuadamente cada parte de la capacitación de tu equipo puede ser todo un reto. ¡Hay tantas opciones que a veces es complicado reconocer que estás tomando la mejor opción! Desde presencial, virtual, síncrono, asíncrono o blended learning, microlearning, entre otras…. ¡las opciones son infinitas! 

Saber que estás tomando la decisión que más ayudará a resolver las necesidades puntuales de tu organización es un sentimiento ¡increíble!

Es por esto que hoy el equipo de Twig te quiere compartir algunas preguntas clave que te ayudarán a guiarte en la elección del tipo de training que te conviene implementar en tu organización. 

Inicio

Antes de hacer cualquier acción, es importante conocer el objetivo de todo el programa, es decir ¿para qué y por qué quieres realizar esta capacitación?

Sé que parece una pregunta muy obvia de contestar ya que (normalmente) se realiza una Detección de Necesidades de Capacitación, o DNC, previo a la decisión de capacitar. Aun así, no es tan obvio como parece y hay algunas cosas que son importantes a tener en cuenta para empezar. 

Te recomendamos hacerte las siguientes preguntas al inicio: 

¿Cuál es el objetivo?

El objetivo de una sesión es lo primero que deberías conocer y tener bastante claro. ¡Comienza por el final! Pregúntate qué se busca lograr con esta sesión y cuál es el output ideal que necesitas generar. A partir de ahí, comienza a planear. 

¿Qué espero de la capacitación?

Las expectativas tanto tuyas como de tu equipo son importantes para generar la mejor experiencia. ¿Esperan que sea un evento formal, divertido, presencial o mixto? ¡Todo es importante! Te recomiendo que investigues y escribas realmente qué te imaginas tú, el equipo directivo y los participantes de la sesión. Conocer las expectativas de todos los involucrados es de gran valor pues podrás saber cuando estás acercándote a una experiencia alineada a lo que imaginan. 

¿Cuáles son las posibles barreras?

Identifica qué barreras podrían existir en tu estrategia de capacitación, una vez reconocidas, reduce al mínimo cada obstáculo para hacer tu sesión lo más efectiva posible. Las barreras de cada organización son diversas y dependen de varios factores. Te compartimos algunos ejemplos: el tiempo disponible, distintos niveles de conocimiento sobre el tema en los participantes, falta de equipo de cómputo o herramientas tecnológicas, colaboradores distribuidos geográficamente, etcétera. Una vez identificadas, piensa en posibles soluciones a cada obstáculo que hayas encontrado, recuerda que hoy en día hay tantas opciones que seguro encuentras algo que se alinee perfecto con tu organización. 

Desarrollo: 

Ya identificaste varios puntos críticos de tu capacitación: el objetivo, las expectativas y algunas barreras con su posible solución. Es momento de hacer un poco más específico el programa de la sesión: 

Los participantes:

Conoce lo más posible sobre las personas que tomarán la capacitación: su edad, género, nivel máximo de estudios, puesto, qué contenido generará más impacto en su día a día, cómo se comportan, qué les interesa, su comida favorita…. ¡Todo lo que puedas conocer es relevante! Conocer a tu equipo te ayudará a que la sesión les genere el máximo valor posible. 

El contenido:

¿Qué temas son los más urgentes?, ¿Con cuáles resolveré un área de oportunidad mayor?, ¿A qué profundidad debo de enfocar el contenido? Existen millones de preguntas que puedes hacerte antes de elegir el enfoque, metodología y profundidad del contenido, la respuesta puede ir desde el nivel más básico: como podría ser interactuar por primera vez con el contenido; hasta el nivel más avanzado y buscar que tus colaboradores se certifiquen como expertos en tal tema. ¡Nadie conoce mejor las necesidades de tu organización que tú, elige el programa que mejor se alinee a lo que buscas!

La modalidad:

Virtual, presencial o mixto. Puedes analizar distintas modalidades para estar seguro que estás eligiendo con sabiduría. Apóyate en las barreras identificadas previamente y cerciórate que la modalidad elegida responda a tu tipo de organización. 

Recursos:

¿Con cuánto presupuesto cuento?, ¿qué herramientas tecnológicas tengo disponibles?, ¿Es viable que mi equipo viaje a un venue distinto o será interno?, ¿Cuántos días puedo disponer de mis colaboradores? Haz una lista de los recursos disponibles y sé creativo, estamos seguros que encontrarás una manera para sacarle provecho a cada recurso disponible. El secreto en este punto es la creatividad!

La experiencia:

Lo más importante de todo y lo que se quedará marcado en la mente de cada colaborador a largo plazo… la experiencia.

¿Cómo puedo hacer una experiencia increíble?… ¡Cuidando cada detalle! 

Imagina que tu vivirás la sesión y piensa en cómo te gustaría que fuera si asistieras como participante: desde la invitación al evento, generar expectativas reales, expertos reconocidos en cada tema, ejercicios de refuerzo innovadores, dinámicas de team building, juegos, hasta qué van a comer y generar espacios de networking. ¡Es vital que tu equipo se sienta considerado y apapachado mientras aprende! 

After Action Review

Imagina que ya pasó el día taaaan esperado, ¿y ahora qué sucede? Te vamos a platicar sobre algunos temas que dan muchísimo valor agregado a la experiencia vivida. 

Encuestas de satisfacción:

realiza una encuesta post sesión con los participantes involucrados para conocer qué tal les pareció el programa y cómo podría mejorar. La opinión de los usuarios finales es la más importante de todas, sin embargo no dejes fuera las observaciones de los directivos, los involucrados en el desarrollo del proyecto, ¡hasta los proveedores! Cada punto de vista te dará información increíble. 

Refuerzo:

Una sesión bien diseñada generará un gran impacto en tus colaboradores, ¡sin embargo es posible que se olviden de la información antes de lo que crees! Te recomendamos utilizar diversas estrategias como microlearning, videos, mailing, artículos y challenges para reforzar el contenido que se genere un aprendizaje a largo plazo en tus colaboradores, transformando así tu organización. Los momentos de refuerzo dependen del tipo de contenido de tu sesión pero si planificas uno cada tres meses será de gran apoyo y todos lo agradecerán. 

Return Of Investment:

Mejor conocido como ROI, o retorno de la inversión. Es decir ¿cuánto de los recursos enfocados a tal estrategia de capacitación regresará a la organización? El retorno de inversión en capacitación es un poco complejo de medir ya que estamos hablando del aprendizaje y behavior de personas reales. Por lo que te recomendamos que investigues más sobre el tema. Sin embargo, un buen programa tendrá un ROI medible en diversos términos que podrían ser: eficientar procesos, disminuir la rotación de personal, disminuir errores operativos, entre otros. Si puedes calcular el ROI de tu sesión, estamos seguros que existirán cada vez más oportunidades para capacitar a tu equipo. 

 

¡Estás listo! Con estos puntos básicos tendrás las bases más importantes para generar una estrategia de capacitación que nadie olvidará. Estamos seguros que si consideras estas preguntas al desarrollar tu sesión el proyecto será mucho más sencillo. Recuerda que la capacitación es indispensable para tu organización y es un gran regalo para tus colaboradores ya que ¡no hay nada mejor que ayudar a las personas a crecer! Genera experiencias de aprendizaje increíbles y verás cómo cada área de oportunidad identificada se reduce. 

 

¿Todavía tienes dudas? Contáctanos, Twig puede ser tu mano derecha en cada parte del proceso y hacer todo más ágil. Somos tu mano derecha, cuentas con nosotros. 

 

¡Be our partner, let’s grow together! 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

También te podría interesar

  • Inicia Sesión
  • Regístrate